1.05.2007

Viaje - Puerto Rico

(1-4) Madrugón para tomar el avión y salida hacía Puerto Rico o Borinquen.
Una vez aterrizado en el aeropuerto me encamino en taxi hacía el hostal, que me habían desaconsejado, en la calle Tanca del viejo San Juan. Me encuentro el hostal cerrado y no veo ningún timbre ni portero (en un portal de barrotes y bastante mal cuidado en su interior) con lo que dirijo a explorar el viejo San Juan, lo cual equivaldría al casco antiguo de la ciudad.
Empiezo por el puerto donde los grandes cruceros atracan, seguido del paseo princesa para llegar hasta el paseo del morro(la orilla de la antigua fortaleza del mismo nombre y que tantos ataques repelió), después del paseo me dirijo cruzando la puerta de … hacia el Fuerte San Felipe del Morro, que se encontraba cerrado debido a que era 1 de enero. Para llegar a el hay que atravesar una explanada de césped donde la gente se reúne para volar chiringas(cometas), después me dirijo al castillo de San Cristóbal,

el cual también se encontraba cerrado y de ahí sólo quedaba callejear un poco por las calles del casco antiguo.

Entrada la tarde y cansado de dar vueltas tocaba volver a probar suerte con el hostal, esta vez ví el timbre que no había visto antes porque era un botón situado un poco mas arriba de la altura de mi cabeza. Allí alquilo la habitación de 15$, una habitación muy pequeña, con una cama pequeña y sin ventana, pero la verdad, es que no me quejo ya que el techo desde el cual colgaba un ventilador era bastante mas alto que lo habitual y por tanto no daba impresión de claustrofobia.

Al siguiente día, mientras me lavaba los dientes por la mañana en el baño común, sentía algo que me acariciaba la pierna a la altura de la espinilla, cuando miro veo una cucaracha que me esta subiendo por la pierna (algo rarísimo ya que siempre pensé que las cucarachas no se subían a las personas) la aparto con el pie y continuo con mi cepillado dental (las cucarachas no me dan asco).
Al margen de ese incidente, ese día tocaba conocer una de las islas de Puerto Rico y de lo mas bonito de visitar de Puerto Rico, Culebras. Desafortunadamente, la travesía terminó cuando nos dimos cuenta de que el ferry que nos debería llevar a la isla ya había partido y de tomar el siguiente solo estaríamos una hora en la isla. Así que camino ya hecho, aprovechamos para ir al balneario de Luquillo (se llama balneario a una playa de pago que ofrece distintos servicios) y después al Yunque, o bosque nacioanl del caribe(otro de los emblemas de Puerto Rico y dios de los taínos), donde pensé que vería distintos tipos de animalitos pero sólo ví plantas.
Esa noche tuve la oportunidad de escuchar al coquí(sonido), en el paseo de la princesa y de conocer como la gente sale por Puerto Rico, cafres incluidos, en lo que llaman noche de galerías.

Tercer día, dia de playa en Vega Baja.

Cuarto día, alguna gestiones de aquí para allá acompañando a mi guía boricua que me hizo compañía la mayor parte de mi tiempo ;).


Como broche final, mi avión se retraso 4 horas y en Puerto Rico parece haber iglesias donde sus feligreses deben salir con una amplia sonrisa.


PD: sobre el hostal, si volviese, repetiría sin problemas, por 15$ no se puede pedir mucho.

1 Comments:

Anonymous Vuelos a San Juan said...

Creo que Puerto Rico es un destino que todas las personas quisieran conocer y disfrutar. Mantiene su pasado, su presente y la naturaleza viva.

3:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home